Una treintena de mayores del centro residencial Costa Nevada de Motril se benefician de un programa de terapia con animales.

Se trata de un programa pionero en la zona que está consiguiendo que un numeroso grupo de personas mayores se beneficie de la relación con animales de compañía, generando una positiva interacción de la que resultan consecuencias extraordinariamente positivas para estas personas, algunas de ellas enfermas de Alzheimer.

Los animales terapeutas por excelencia son el caballo, el delfín y el perro. Lógicamente, en lugares como el centro residencial motrileño se trabaja con animales pequeños, especialmente perros, conejos, gatos, etc…

Desde la puesta en marcha de esta experiencia todo son emociones y sensaciones difíciles de explicar, pues hay mayores cuyo contacto con la mascota genera un increíble caudal de cariño, que se canaliza de un modo terapéutico y que contribuye indiscutiblemente a la mejora de la calidad de vida de los residentes, muchos de los cuales rememoran sus propias vivencias mientras acarician o hablan a sus mascotas, recuerdos que en muchos casos se habían extinguido o que permanecían muy ocultos. El poder de una pequeña caricia de los mayores, mientras acogen en brazos un conejito, es algo que sencillamente no tiene palabras.

Son resultados que no se pueden conseguir por otros medios, utilizándose al animal como recurso terapéutico.